Qué hacer si la salida de humos se obstruye

Que la salida de humos esté siempre despejada y en buen estado puede ser sin duda fundamental para garantizar la seguridad de un hogar. Por ello, lo primero es revisar cada poco tiempo el estado en el que se encuentran los conductos de evacuación de gases, para que estos puedan cumplir su función de manera correcta cuando les toque hacerlo. Antes de intervenir, será preciso conocer la situación en la que se encuentran esas vías de escape, ver si hay obstrucciones, atascos o acumulación de sustancias.

Es básico que la salida de humos esté fabricada de manera perfecta y que esté situada como es debido en función de la ubicación de la caldera o calefacción. Las operaciones de mantenimiento serán esenciales para conservar su buen estado. Es más que aconsejable que estos conductos sean limpiados de manera concienzuda antes de cada otoño, tiempo en el que las chimeneas o las calderas van a tener su pico de uso. Habrá que acabar con la acumulación de suciedades, con los restos de hollín, con los posibles nidos de pájaros y con todos aquellos objetos o malezas que puedan dificultar la salida de los humos y gases.

Hay ocasiones en las que la caldera de gas o de gasoil puede llevar a cabo una mala combustión, y esto puede estar provocado por la falta de limpieza de los conductos; esto supone un gasto de energía totalmente remediable, un gasto que también acaba repercutiendo en el factor económico. Realizar una limpieza medida, reposada, escrupulosa y exhaustiva de los tubulares y de la caja de humos se antoja vital; hay limpiar el interior de la salida de humos sí o sí.

Por tanto, hay que tener muy claro que, si la salida de humos se atasca o se obstruye, se debe llevar a cabo un proceso de limpieza y de adecentamiento. Las calderas de humo tienen la tendencia de ir poco a poco acumulando toda clase de sustancias, de grasas y de polvos, componentes que no son difíciles de quitar de la carcasa, pero que precisan de una limpieza a fondo cuando se localizan en el interior; esta faena implica cortar el suministro eléctrico y cerrar la llave de gas de manera provisional para evitar más problemas agregados, de este modo se logrará un mejor funcionamiento en la caldera.

Es en invierno, también durante el otoño, cuando las calderas de gas trabajan a todo tren y llevan a cabo sus labores a un rendimiento pleno. Los modelos de calderas mixtos, que aportan un servicio en calefacción y otro en la generación de agua caliente, aumentan aún más su actividad en las estaciones con temperaturas más bajas. Es por ello por lo que resulta obligado llevar a cabo una limpieza al año de los componentes más básicos de la caldera, tomando especial atención en adecentar los conductos de salida de humos.

Estos trabajos de limpieza deben completarse como es debido; es decir, no basta con una limpieza superficial, por lo que incluso puede ser positivo recurrir a los servicios de profesionales (aunque esto conllevaría un gasto extra, claro está) o al servicio de mantenimiento de la compañía fabricante. Los trabajos de desatascos deben llevarse a cabo con minuciosidad, ya que servirán para mejorar el rendimiento de la caldera y para aumentar su vida útil.

Hay diferentes marcas y distintos modelos de caldera que avisan incluso a sus usuarios de que se están produciendo atascos en el sistema de salida de humos. Aparte de las labores de limpieza pertinentes que hemos comentado en líneas de más arriba, pueden ser necesarias otras medidas para mejorar la situación, ya que el nivel de gravedad de las obstrucciones puede variar. A veces la limpieza puede funcionar con un alambre que llegue a zonas dificultosas; incluso podríamos doblar ese alambre para que arrasara con suciedades y atascos. Otras situaciones más al límite podrían llegar a precisa la presencia de deshollinadores y expertos.

Prevenir las obstrucciones en el sistema de salida de gases y humos se antoja como imprescindible para no tener que actuar a posteriori. No obstante, existen algunos trucos para actuar en caso de atasco en los conductos de gas; introducir la manguera de la aspiradora en el sistema de salida puede ser una maniobra práctica y de mucha utilidad, ya que contribuirá al desatasco. Y es que, como no podía ser de otra manera, tener una respuesta acorde para las obstrucciones más complicadas será de agradecer.

Tampoco hay que olvidarse de los beneficios colaterales que derivan de dar fluidez a los conductos del gas y los humos. Estas faenas supondrán un ahorro de energía, evitarán riesgo de explosiones y de incendios, contribuirán a impedir que se establezca un clima con mayor propensión a las intoxicaciones y al envenenamiento con dióxido de carbono, se ajustarán a las normativas de sanidad, etc.

Qué hago si la presión del agua es baja en mi caldera

Conocer muy bien la caldera que se tenga instalada en la vivienda es fundamental para saber dar una respuesta adecuada a los contratiempos más usuales que pueden irse produciendo. Y es que hay situaciones que pueden manifestarse como incómodas o desconcertantes para el usuario, por lo que deberemos proceder con conocimiento de causa. Como no podía ser de otra forma, sabemos que la ayuda de los fontaneros y los profesionales siempre estará ahí en última instancia, pero también sabemos que no podemos estar llevando a cabo gastos constantes, sobre todo en problemas que tal vez no revistan de mayor gravedad que la reparación cotidiana del inquilino.

Encontrarse con problemas en la presión del agua de la caldera suele ser, por desgracia, algo bastantes común.  Si la presión del agua baja, tenemos que tener claro cómo actuar. Lo más lógico es que la presión de la caldera cuando esté en frío y con la bomba en reposo se encuentre entre los 1,2 y los 1,5 bares; la presión subirá un poco cuando esté encendida la caldera y el agua salga caliente. Será el manómetro quien nos indicará la presión que posee la caldera.

Ojo, hay que tener cuidado si la presión del agua en la caldera es baja, este es un problema que se debe controlar y no dejar caer en la desidia. Y es que en este caso la caldera tenderá a bloquearse y a dejar de funcionar correctamente para que no aparezcan averías mayores (por fortuna, el sistema sabrá detenerse solo cuando llegue a los 0,5 bar). Por tanto, lo idóneo será tratar de intentar hacer subir la presión de la caldera, algo que lograremos siguiendo una serie de pautas que desarrollaremos más abajo.

Si hay problemas o averías por culpa de una baja presión en la carga de agua, notaremos cómo se producirá una especie de ruido al marchar el agua por las zonas del circuito y por la bomba de la caldera. Deberemos considerar que se está dando lugar una anomalía cuando la presión descienda de un bar, algo que ya quedará fuera de la normalidad. En este contexto será cuando habrá que llevar a cabo la apertura de la llave de llenado de la caldera, situada justo en su parte inferior; habrá que abrir con cuidado, de manera progresiva, poco a poco, y asegurándonos de que el movimientos se produce en el sentido contrario al de las agujas del reloj.

Llegado el momento en que la presión se vuelva a situar entre 1 y 1,5 bares, podremos cerrar de una vez la llave de llenado y disponernos a llevar a cabo otros menesteres. Lo siguiente será corroborar que, en efecto, la caldera vuelve a funcionar de manera adecuada; si el panorama se aclara siguiendo las pautas que hemos comentado anteriormente, estaremos de suerte, ya que será la hora de disfrutar de nuevo de las virtudes de una caldera en estado óptimo, con todas las ventajas que ello conlleva para la vida cotidiana en los meses otoñales e invernales.

Es importante actuar con determinación en el caso de que la presión del agua sea baja en la caldera, porque es una situación que puede remediarse sin necesidad de recurrir a expertos en la materia o a fontaneros especializados en el ámbito. Eso sí, si la presión sigue disminuyendo de una manera persistente e irremediable y si los remedios que hemos citado no surten efecto, lo más conveniente es contactar de inmediato con el instalador o con la compañía que suministra el gas; las fugas de agua por algunas de las zonas de la caldera pueden ser un problema más complejo y delicado.

Hay que estar muy pendientes de que la presión se baja, porque puede darse el caso de que no sean apreciables las fugas y de que no se sepa por dónde se va el agua. Mantener las presiones adecuadas siempre es un primer paso para que la situación no se descontrole, de ahí que sea tan importante realizar revisiones cada corto periodo de tiempo. Estas tareas de mantenimiento o de inspección rutinaria podrán ser llevadas a cabo por el propio usuario de la caldera.

También habrá que tener especial precaución al manipular la llave de llenado de no pasarnos con la presión. Deberíamos tener presente que la baja presión en el agua de la caldera es algo negativo, pero también lo es tener alta presión. Si la caldera rebasa los límites aconsejables para la presión, a la válvula de seguridad de la caldera no le quedará otra que empezar a liberar poco a poco presión. Es por eso por lo que tenemos que estar lo más encima posible del funcionamiento de nuestra caldera. Cuando llegue el frío nos alegraremos de tener este aparato en un perfecto estado y listo para funcionar a las mil maravillas.

 

Trucos para ahorrar dinero con tu caldera

Afrontar la inversión en una caldera puede suponer gastos que descuadren un poco la economía doméstica, pero, una vez hecha la compra, no hay duda de que se trata de un aparato que sirve para mejorar considerablemente la vida de las personas. Las calderas darán un servicio excepcional en los meses de otoño invierno, en el tiempo más frío e inclemente. No obstante, siempre es interesante estar alerta en lo que al ahorro de dinero se refiere, de manera que la caldera no sea un foco continuo de gastos desorbitados. Más abajo exploraremos una serie de pequeños trucos que ayudarán a ahorrar.

Llevar a cabo unas labores de mantenimiento de la caldera idóneas evitará futuros accidentes, contratiempos y averías, por lo que se ahorrará a largo plazo; lo correcto sería que la caldera no pasara de los quince años de vida antes de ser reemplazada. Los cerramientos eficientes y los aislamientos certeros en puertas y ventanas servirán para que el calor no se pierda ni se vaya de los cuartos.

Son los pequeños detalles rutinarios los que nos proporcionarán muchos trucos para ahorrar en el uso y disfrute de la caldera. Reducir el tiempo en la ducha siempre es un acierto, así como cerrar el agua mientras nos enjabonamos; se ahorrará en gas y se desperdiciará menos agua, y la labor de estar limpios se cumplirá del mismo modo que procediendo sin control ni auto restricciones de tiempo. Programa el agua caliente a unos cuarenta y cinco grados, en lugar de a sesenta grados, nos reportará un considerable ahorro en el día a día, sobre todo porque las altas temperaturas tampoco van a ser utilizadas en las duchas.

Dentro de los pequeños hábitos que harán que la factura del gas y del agua sean menores, prescindir del calor cuando no sea necesario también habrá que tenerlo en cuenta; dejar el mando del grifo en la posición de frío cuando nos estemos lavando los dientes, cuando estemos fregando o cuando no vaya a ser necesario, supondrá un ahorro en gasto de gas.

La colocación estratégica del calor también será otro de los trucos que reducirán los gastos. Así, aprovechar al máximo el calor residual será una tarea interesante que se podría realizar cuando se cocine al horno o cuando se esté planchando. Ubicar correctamente las fuentes de calor también será positivo, quedando los radiadores junto a las ventanas para el aire se redistribuya por el espacio, sin que los muebles puedan hacer de barrera para que el calor se expanda.

Otros pequeños detalles, que pueden parecer simples pero que aportarán su granito de arena en lo que a reducir la factura del gas se refiere, serán estar bien abrigado dentro de casa (a veces el frío procede de una relajación extrema que lleva a no prestar atención a la ropa que se usa dentro de casa) o aprovechar al máximo la aportación de calor de sol, de modo que se suban las persianas cuando las horas de luz natural puedan calentar la casa.

Los paneles reflectantes también podrán ayudar; si se los colocar en parte de atrás de los radiadores, entre el aparato y la pared, el calor podrá rebotar y expandirse por consiguiente por todo el cuarto, sin que los muros absorban este calor aprovechable (hay estimaciones que indican que los paneles reflectantes pueden ayudar a ahorrar hasta un veinte por ciento de la energía gasta en consumo de calefacción.

Programar el termostato a unos grados centígrados adecuados es recomendable; en el hogar se podrá estar a gusto a una temperatura de veintiún grados, sin hacer excesos que no ayudarán a combatir el frío. No hay que olvidar que cada grado que aumentamos supone un gasto mayor del siete por ciento aproximadamente. Además, que el termostato no sobrepase los veintiún grados contribuirá a no cargar el ambiente y a no crear un clima incómodo pasado un tiempo. Durante la noche, la temperatura no será molesta en los dieciséis grados, por lo que es conveniente revisar el termostato antes de ir a la cama.

Hay que recordar cerrar los radiadores que no se estén utilizando. Y es que hay habitaciones o cuartos en los que deja de haber gente, por lo que no será preciso seguir llevando a cabo un gasto energético en esos lugares. Cerrar bien las persianas y las cortinas durante la noche servirá para que se pierda menos calor en el hogar. Es importante mantener abiertas sólo las llaves de los radiadores en los que haya presencia humana; es desaconsejable calentar los espacios previamente a la llegada de algún inquilino a una habitación, pues hoy en día no hay problemas en aclimatar los espacios con la mayor velocidad. Por tanto, no estaría mal tener en cuenta todos estos trucos que hemos comentado para lograr ahorrar dinero con nuestra caldera.

Cómo revisar tu caldera rápidamente

Ponerse manos a la obra a la hora de llevar a cabo una revisión en la caldera puede ser algo sencillo y rápido, mucho menos complejo de lo que pueda parecer. No obstante, no habrá nada como solicitar ayuda profesional de técnicos, expertos y fontaneros. Eso sí, en apenas unos minutos es posible dar por concluido el proceso de revisión, siempre que se actúe con sapiencia y determinación, ya sea en una caldera digital o manual.

Y es que durante los meses de verano y de buenas temperaturas dejamos un poco abandonado el sistema de la caldera, sin recordar que el mal tiempo volverá y que este aparato hará la vida mucho más fácil entonces. Por ello es aconsejable ir realizando inspecciones, aunque sean de índole doméstica y amateur, a la caldera. Así sabremos si se ha producido un deterioro en alguna zona, si una potencial rotura amenaza el correcto funcionamiento de la caldera, si una avería eléctrica está cerca, si hay deficiencias en el suministro del gas.

Por medio de unas faenas de mantenimiento de muy poca envergadura será posible ser previsores y evitar que el frío del otoño nos pille sin la protección cálida de las calderas. Lo primero que habrá que hacer será llevar a cabo la comprobación del conducto de gas, cerciorarnos al cien por cien de que se encuentra en un estado óptimo y de que no sufre ningún tipo de problema que amenace al conjunto de la caldera; el conducto deberá revisarse mientras la llave de paso está abierta y mientras está bien conectado, porque sólo así sabremos que no hay problemas, ni cuarteamientos, ni fisuras ni anomalías técnicas.

Habrá que conectar también la caldera al enchufe, de manera que se encienda. Cuando aparezcan en la pantalla unos dígitos, los cuales señalarán el nivel de presión en bares y la temperatura en grados centígrados, habrá que asegurarse de que la presión se mantiene entre los niveles aconsejados de 1,2  y 1,5 bares; ante problemas en este punto, la llave de llenado de la caldera nos servirá para corregir los niveles.

Tener a mano el manual, la teoría, el esquema de piezas, las instrucciones, el dibujo de la caldera y el diagrama con los componentes del equipo será esencial para proceder de manera certera y segura. Así será más fácil por ejemplo no equivocarse al identificar la llave de llenado, la cual siseará un poco además cuando el gas vaya entrando en el sistema y los niveles de presión vayan variando en la pantalla hasta corregirse.

Si los contratiempos que se detectan proceden del calentamiento del agua, habrá que estar muy atentos a los que ocurre; será importante cerciorarse de que no se llega a la temperatura deseada, de que no existan baches en el suministro que propician que el agua se enfríe sin saber por qué, de que no hay problemas con los niveles de presión. Y es que reparar una caldera es una tarea muy complicada, pero revisarla y llevar a cabo tareas de comprobación y de mantenimiento es más sencillo, por lo que cualquier usuario puede esmerarse en ello.

Cuando se trata de velar por la seguridad de gas, todos los esfuerzos son pocos, por lo que sería mejor desprenderse de la pereza o del desconocimiento voluntario a la hora de llevar a cabo una revisión doméstica de la caldera. Cualquier inquilino o propietario puede seguir a la perfección las recomendaciones básicas que hemos comentado líneas más arriba, de manera que podamos saber que no hay averías acechando.

Mantener el control sobre los aparatos de gas que hay en una vivienda, en un negocio o en una propiedad es fundamental para prevenir otros problemas de mayor envergadura también. La dejadez, el abandono, la desidia o la falta de prevención en los cuidados de la caldera podrían derivar en un caso extremo en fugas de gas, en envenenamientos por escapes de monóxido de carbono y en incendios. No hay que obviar tampoco el peligro que el monóxido de carbono entraña, ya que puede ser capaz de acabar con la vida de personas sin que lleguemos a notar su presencia en el espacio.

Hay una serie de medidas y recomendaciones complementarias que deberíamos tener en cuenta, fuera aparte de la revisión rutinaria que el inquilino de la casa puede llevar a cabo en apenas unos minutos: comprobar si se produce un aumento de condensación en las ventanas, ver si las luces del piloto se encuentran o no parpadeando, examinar si hay manchas de color oscuro sobre el aparato de gas o en sus alrededores, verificar que la luz del aparato es azul y no anaranjada o amarilla, etc. Y es que, como no podía ser de otra forma, toda precaución es poca a la hora de velar por la seguridad y por la salud de un aparato tan maravilloso en el invierno como es una caldera.